Universidades españolas con Ucrania

EVAU 2022: Cómo prepararse y estudiar para la selectividad

Te explicamos una serie de consejos para que sepas cómo preparar la selectividad de la mejor manera posible y alcanzar tus metas académicas. ¡Léelos aquí!

EVAU 2022: Cómo prepararse y estudiar para la selectividad

Los exámenes de Evaluación para el Acceso a la Universidad (EVAU) están a la vuelta de la esquina y todos los estudiantes quieren saber cómo prepararse la selectividad de la mejor manera posible. En este sentido, un elemento clave para preparar la evau es la motivación y la seguridad en uno mismo. Debes pensar que vas a conseguir tu objetivo y recordar que durante los últimos años te has preparado para ello.

Si vas a realizar los exámenes de Acceso a la Universidad significa que has pasado con éxito el bachillerato que ya has tratado con la mayoría de contenidos que pueden aparecer en los exámenes. Pero si con esto todavía no te sientes seguro para pasar estos exámenes, a continuación, te damos consejos para selectividad.

Planifica tu estudio y organiza tus tiempos

La organización del tiempo de estudio es clave. Crea un plan de estudio realista y que puedas cumplir. Un plan de estudio demasiado ambicioso y sin tener en cuenta los tiempos para el descanso y para repasar sirve de poco. Prioriza las materias que tengas menos preparas o que menos te gusten y deja para el último tramo de estudio aquellas asignaturas que te resulten más fáciles.

Escribe lo que estudias

Escribir es la mejor forma de retener el conocimiento. Cada vez que plasmas una idea por escrito sobre el papel, el cerebro trabaja y se queda con ella más fácilmente. Además, desarrollar de forma escrita los conocimientos que tienes en la cabeza te servirá como práctica para el día del examen.

Resumir es clave

Sintetizar las materias que estudiamos es clave para retener los conceptos. Conforme avanzamos en el estudio, debemos ir sintetizando los conocimientos que asumimos, de forma progresiva, llegando a resumir el temario en esquemas y resúmenes que recojan las ideas clave que luego debemos desarrollar en el examen.

Ayúdate de entradas sensoriales para memorizar

La lectura oral, el subrayado, los dibujos… fortalecen la memorización de los conceptos que tienes que aprender. La retención de los conceptos será mucho más fuerte y duradera si te ayudas de tus sentidos.

Ante un tema difícil

Estudia primero de forma autónoma, consultando tus libros, tus apuntes y buscando en fuentes externas y, después, hazlo de manera colaborativa. Estudiar con otros compañeros te ayudará a resolver posibles dudas, a considerar aspectos que no habías tenido en cuenta y a completar tus conocimientos.

Exámenes anteriores

Una buena manera de practicar es realizando exámenes de años anteriores. Puede servirte para hacerte una idea de lo que te puedes encontrar en tu examen, pero ¡OJO! Esto solo debe servirte como orientación. Cada examen es un mundo y no tiene porque parecerse al de años anteriores.

Recompénsate

Nuestro cuerpo activa un sistema de recompensa cada que siente placer. Si lo activamos la estudiar, nos será mucho más fácil.

Utiliza el día antes del examen para repasar y descansar

No es aconsejable estudiar materias nuevas el día antes del examen. Aunque sabemos que es difícil cumplir este consejo, hay que tener en cuenta que los días de exámenes van a sr duros y por tanto debemos estar frescos para enfrentarnos a ellos. Lo ideal el día de antes es repasar los esquemas y los resúmenes y realizar alguna actividad que nos permita desconectar, como el deporte.

Descansar es clave

El tiempo de descanso es casi tan importante como el tiempo de estudio. El cerebro necesita descansar para rendir al 100%. Según diferentes estudios, el tiempo idóneo para descansar es de 10 minutos entre hora y hora de estudio, aproximadamente, aunque puede variar ligeramente en función de cada persona. Las técnicas de estudio no sirven si no duermes entre 7 y 8 horas.